ABRIMOS LOS SÁBADOS

Ortodoncia

¿Qué es la Ortodoncia?

Es la parte de la odontología que se encarga de tratar cualquier tipo de mala oclusión, es decir “mala mordida”. Cuando usted tiene mala oclusión quiere decir que sus dientes, labios y/o maxilares no están correctamente alineados. El resultado es que sus dientes pueden estar mal colocados, su mordida no puede trabajar correctamente y sus maxilares pueden verse desequilibrados. Para corregir este problema, los ortodoncistas usan unos aparatos que ayudan a conformar una sonrisa sana y saludable.

¿Por qué se tiene una mala oclusión?

La causa principal es hereditaria, aunque también puede ser adquirida, es decir, que se desarrolla con el tiempo. Hechos como el uso prolongado del chupete, chuparse el dedo, respirar por la boca, la caries, mala higiene dental, pérdida prematura de los dientes de leche, accidentes, pueden desencadenar también una mala oclusión.

¿Por qué es importante colocarse Ortodoncia?

Los dientes mal alineados (“apiñados”) son difíciles de lavar. Así pues, pueden contribuir a caries, enfermedades de las encías y pérdida de los dientes. Una mala mordida puede causar un desgaste anormal de los dientes, dificultad para masticar y hablar, una tensión excesiva en el hueso de soporte y encía y posibles problemas de articulación de la mandíbula.
¡Y no nos olvidemos de la vertiente emocional de una sonrisa poco atractiva!

¿Cómo se trata la mala oclusión?

En cualquier caso el ortodoncista puede tratar exitosamente estos problemas mediante dos tipos de aparatos: APARATOS FIJOS (aparatos que, una vez instalados solamente pueden ser retirados por un profesional) y APARATOS REMOVIBLES (pueden ser retirados de la boca por el propio paciente). Estos aparatos trabajan aplicando presión suave sobre los dientes y huesos.

Cuando la mayoría de personas piensa en la ortodoncia, piensa en adolescentes y, de hecho, la mayoría de tratamientos se dan entre pacientes de 9 a 14 años de edad, pero muchos problemas pueden ser diagnosticados antes y se pueden prever, de manera que se pueden evitar problemas más serios y tratamientos más complejos.

En cualquier caso cada vez es más habitual la demanda de ortodoncia entre adultos. La espectacular mejora estética de los aparatos fijos de ortodoncia (brákets) permite que los adultos descontentos con la apariencia estética y/o funcional de su boca dejen de sentirse limitados y adopten la ortodoncia con naturalidad. Los brákets de cerámica, de color parecido al de los dientes, pasan casi desapercibidos para las demás personas. Existe además la posibilidad de usar sistemas de ortodoncia invisible, como los alineadores transparentes.